Muchos emprendimientos están logrando consolidarse y tienen la oportunidad de aumentar sus ventas generando negocios con otras empresas, las cuales exigen facturas como sustentos fiscales en sus transacciones.

Ante esta circunstancia, surge la necesidad de formalizarse. El principal dilema a resolver es la elección del régimen adecuado, ya que las consecuencias de ésta decisión se traducirán en mayores ahorros de impuestos.

El abanico de regímenes es diverso y está sujeto a los niveles de ventas y necesidades de cada negocio, además difieren en su forma de tributar y en sus obligaciones contables.

Sin embargo, para los nuevos emprendimientos que no superan sus ventas anuales  los 525 mil soles las alternativas se reducen a dos regímenes : el Régimen Especial de Renta (RER) y el Régimen MYPE Tributario (RMT).

La principal diferencia entre estos dos regímenes se encuentra en la forma de calcular el impuesto a la renta. Mientras el RER se calcula en base a los ingresos (1.5%), el RMT lo hace en base a las utilidades (10% y 29.5%).

La elección entre cual de estas dos alternativas es más conveniente para el negocio, dependerá del nivel de ganancia que se espera tener durante un año.

Si al final del periodo se espera  un % de ganancia pequeño, se debería tributar por esta ganancia. El régimen a elegir sería el RMT.

Si por el contrario, esperas un % de ganancia muy alto, deberás optar por el régimen que tributa por el ingreso y no por la ganancia,  el régimen a elegir es el RER.

Los beneficios que se obtendrían por una buena elección del régimen se traducirán en ahorros para el emprendedor.

Es importante tomar un tiempo para analizar las proyecciones de tu negocio antes de elegir el régimen en donde se desarrollará.

Proyecta, planifica, decide y ahorra.

NATBROContadores